La Biblia que te regaló papá

LuisRo

Mientras tuviste papá y mamá, no valoraste su amor, protección y consejos, hoy que los perdiste descubres el vació que han dejado en tu vida. Hoy ellos han muerto, hoy ellos no están.

Recuerdas tu familia: papá y mamá, tus hermanos y hermanas, la abuela vieja y metiche, la tía chambrosa, el primo que te invitaba a la iglesia, el medio hermano de la otra mamá, en donde estarán y qué harán, decidí irme al norte, quizá, no los veré más…

Recuerdas a tus amigos de infancia y adolescencia, no, no, no estoy hablando de los que te invitaron al guaro y a la cerveza, tampoco de aquellos que te invitaron al sexo y la pornografía, mucho menos a los que te llevaron a la pandilla y que no te llegaron a ver a la bartolina; te recuerdo a tus verdaderos amigos, aquellos que compartieron tu navidad con alegría, los que fueron a tu cumpleaños y se divirtieron juntos en la cuneta de tu casa, con un churro y una Coca Cola, cantando una vieja canción con una guitarra desafinada; te acuerdas, yo se que los recuerdas, con los que jugabas futbol con una pelota pinchada en el pasaje de tu colonia… hoy ya no están, Toño se hizo pastor, dicen que en misión anda ya, la Marta ya se caso, tres niños tiene ya, y Fito, el Fito en Mariona esta, dicen que droga vendía en la Dolores y la Tutunichapa, siete años le darán. Te acordas del Seco, a saber done andará. Donde estarán?

Te acuerdas de la Liliana, buena amiga la jodida, la más bonita de la barriada, te acuerdas de la fiesta de fin de año, cuando amanecimos bailando y cantando, aquella madrugada, cuando le conté de la cipota que me gustaba. Estudiábamos juntos por las tardes, supe que ya es bachiller, yo ya no quise estudiar.

Te conté que vi a la Sandra; si, la que fue tu novia, como te quería y te cuidaba, te acuerdas que te decía, – No trates así a tu mamá, te cuento que se casó, me alegro por ella, después que la insultaste aquella noche que andabas bien bolo, si no es por Toño, por poco le pegás…

Te acuerdas del que te hablo de Cristo, aquel que te aconsejaba cada vez que andabas mal, Como es que se llamaba?, realmente ya no lo recuerdo; buena persona el muchacho, no lo hemos visto nunca más, sino me equivoco supe que era hermanito de aquella congregación.

“Como han pasado los años, hoy estoy solo en este lugar, los amigos me dejaron… es que los traté muy mal;

papá y mamá han muerto y mis hermanos a saber donde estarán”

“Ya no me queda nada…no soy nadie, no valgo nada, todo lo hice mal…”

Te acuerdas del hermanito, aquel de la congregación, sino mal me recuerdo,

El te llevo a Cristo, Si, el Cristo que te regaló la salvación;

Oye mi hermano y amigo, la voz de tu conciencia habló, no todo esta perdido,

Jesús te dio la vida eterna y te regaló la salvación;

Una criatura nueva eres, eso dice el Dios eterno que te rescató,

Las cosas viejas pasaron, hay promesa que todas se harán nuevas.

Sabes El te llama hijo, seguramente por que el es tu Padre,

No temas, ni desmayes por que Él a prometido estar contigo

Todos los días de tu vida;

Y esto no es un invento, realmente esta escrito en tu Biblia…

Publicado el 5 febrero, 2009 en Poesia, cuentos y mas. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: