“He aquí la sierva del Señor…” Principios para el llamamiento al servicio de Dios.

LuisRo siervo

Texto: Lucas 1:26-38 Al sexto mes el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, (27) a una virgen desposada con un varón que se llamaba José, de la casa de David; y el nombre de la virgen era María. (28) Y entrando el ángel en donde ella estaba, dijo: ¡Salve, muy favorecida! El Señor es contigo; bendita tú entre las mujeres. (29) Mas ella, cuando le vio, se turbó por sus palabras, y pensaba qué salutación sería esta. (30) Entonces el ángel le dijo: María, no temas, porque has hallado gracia delante de Dios. (31) Y ahora, concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS. (32) Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de David su padre; (33) y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin. (34) Entonces María dijo al ángel: ¿Cómo será esto? pues no conozco varón. (35) Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios. (36) Y he aquí tu parienta Elisabet, ella también ha concebido hijo en su vejez; y este es el sexto mes para ella, la que llamaban estéril; (37) porque nada hay imposible para Dios. (38) Entonces María dijo: He aquí la sierva del Señor; hágase conmigo conforme a tu palabra. Y el ángel se fue de su presencia.

Todo cristiano que desea poner en práctica el mandamiento de servir al Señor y a los demás, deberá considerar seriamente el texto bíblico sobre el anuncio que el ángel Gabriel hace a María sobre el Nacimiento de Jesús. Observemos algunos elementos de la persona de esta mujer excepcional: era una mujer virgen desposada con José (esto nos indica, comprometida en matrimonio); es decir, no había conocido marido.

María era joven, pobre y mujer, características que para la gente de su tiempo la convertía en incapaz de que Dios la usara en tareas importantes. Pero Dios escogió a María para uno de los actos más grandes de obediencia que jamás haya demandado de alguien.[1]

Veamos el saludo del Ángel que le dice: ¡Salve, muy favorecida! El Señor es contigo; bendita tú entre las mujeres.” (28). De este punto podemos rescatar el primer principio al llamamiento del servicio de María; este llamado se consuma “por Gracia”, esto significa que le place a Dios usarla como instrumento para su obra redentora; no fue la joven virgen la que se privilegió, fue escogida por gracia de Dios esto lo reafirma la escritura en el versículo 30 “…has hallado gracia delante de Dios.

Si avanzamos al versículo 32 encontraremos otro de los grandes misterios de la vida de Nuestro Señor Jesucristo: “…y será llamado Hijo del Altísimo. Observe con atención que no dice “será hijo de María…” en realidad Dios no tiene una madre; Jesús es el Hijo de Dios y María es el instrumento para que se cumpla este misterio; es en este punto donde desgraciadamente se confronta la religión de algunos al otorgar a María el título de madre de Dios; cuando el texto bíblico es claro en señalar la grandeza de esta mujer al aceptar la misión que el Hacedor le había encomendado; ella gozaba de la gracia y el favor de Dios para ser protagonista del evento que cambiaria la historia de la humanidad; el nacimiento del hijo de Dios hecho Hombre.

La pregunta de una mujer sabia e inteligente: “¿Cómo será esto?” (34) excelente pregunta; ella no había conocido varón; probablemente si María hubiese vivido en el siglo XXI tal vez pensaría en inseminación in vitro o algo así; pero en su contexto pensemos en las lógicas consecuencias; este hecho le produciría mucho dolor: sus parientes se burlarían de ella; su prometido estaría a punto de dejarla; rechazarían y matarían a su hijo.[2] Estaba condenada a morir apedreada por adúltera. Pero veamos la salida a esta situación (35) “…El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá…El Santo ser que nacerá será llamado HIJO DE DIOS. Es grandioso darnos cuenta de esta única y exclusiva verdad: Jesús es el hijo de Dios y María es el instrumento para alcanzar este objetivo. De aquí desprendemos un segundo principio, “La unción del Espíritu Santo”.

El tercer principio del llamamiento de esta singular mujer tiene que ver con su fe,

(37) porque nada hay imposible para Dios. Normalmente tendemos a sacar de su contexto esta expresión cuando oramos y deseamos un favor de nuestro Dios; pero en esta figura esta claramente definida esta frase, al mandato que la sierva del Señor asume por fe en contra de la lógica racional.

Y veamos la culminación de este acto de obediencia que nos lleva al cuarto principio de esta reflexión (38)… He aquí la sierva del Señor; hágase conmigo conforme a tu palabra. María no se hace llamar Reina, ni estimula su grandeza al ser privilegiada; ella se hace llamar SIERVA DEL SEÑOR, este es un verdadero gesto de humildad.

Nosotros también tenemos un llamamiento divino, no menos importante, ni despreciable delante de los ojos de Dios; ¿hemos descubierto ya nuestra misión para lo que hemos sido destinados?; de acá que tu misión y la mía, por pequeña o insignificante que parezca (limpiar las bancas de tu iglesia) o de las mas “importantes” (liderar un ministerio en tu organización); me atrevo a decir que delante de Dios todas estas cosas revisten igual importancia; nosotros en conclusión solo somos “un Instrumento” como lo fue María para el logro de los planes y objetivos de Dios.

incendio_siervo


[1]Barton, Dr. Bruce B., Editore, Biblia del Diario Vivir, (Nashville, TN: Editorial Caribe) 2000, c1996.

[2]Barton, Dr. Bruce B., Editore, Biblia del Diario Vivir, (Nashville, TN: Editorial Caribe) 2000, c1996.

Publicado el 18 noviembre, 2009 en Reflexiones. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: