Seguro en Cristo

Romanos 8:1-2; Estoy libre de condenación por siempre: Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu. Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte.
Romanos 8:28; Estoy seguro que todas las cosas obran para bien: Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.
Romanos 8:33-34; Estoy libre de toda acusación condenatoria: ¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica. ¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aun, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros.
Romanos 8:35; No puedo ser separado del amor de Dios: ¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada?
2 Corintios 1:21; He sido establecido, ungido y sellado por Dios: Y el que nos confirma con vosotros en Cristo, y el que nos ungió, es Dios.
Colosenses 3:3; Estoy escondido con Cristo en Dios: Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios.
Filipenses 1:6; Confío en que será perfeccionada la buena obra que Dios empezó en mi: estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo.
Filipenses 3:20; Soy un ciudadano del cielo: Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo.
2 Timoteo 1:7; No me ha sido dado espíritu de temor sino de poder, amor y salud mental: Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.
Hebreos 4:16; Puedo alcanzar gracia y misericordia en tiempo de necesidad: Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.
1 Juan 5:18; Soy nacido de Dios y lo malo no puede tocarme: Sabemos que todo aquel que ha nacido de Dios, no practica el pecado, pues Aquel que fue engendrado por Dios le guarda, y el maligno no le toca.
SOY IMPORTANTE EN CRISTO
Mateo 13:14; Soy la sal y la luz de la tierra: 13 Vosotros sois la sal de la tierra; pero si la sal se desvaneciere, ¿con qué será salada? No sirve más para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres. 14 Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder.
Juan 15:1-5; Soy pámpano de la verdadera vid, un canal de su vida: 1 Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador. 2 Todo pámpano que en mí no lleva fruto, lo quitará; y todo aquel que lleva fruto, lo limpiará, para que lleve más fruto. 3 Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado. 4 Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el pámpano no puede llevar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí. 5 Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer.
Juan 15:16; He sido elegido y puesto para llevar fruto: No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros, y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca; para que todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, él os lo dé.
Hechos 1:8; Soy testigo personal de Cristo: pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.
1 Corintios 3:16; Soy templo de Dios: ¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros?
2 Corintios 5:17-20; Soy ministro de reconciliación: 17 De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. 18 Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación; 19 que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación. 20 Así que, somos embajadores en nombre de Cristo, como si Dios rogase por medio de nosotros; os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios.
2 Corintios 6:1 Soy colaborador de Dios: Así, pues, nosotros, como colaboradores suyos, os exhortamos también a que no recibáis en vano la gracia de Dios.
Efesios 2:6; Estoy sentado con Cristo en lugares celestiales: y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús.
Efesios 2:10; Soy hechura de Dios: Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.
Efesios 3:12; Puedo acercarme a Dios con libertad y confianza: en quien tenemos seguridad y acceso con confianza por medio de la fe en él.
Filipenses 4:13; Todo lo puedo hacer: Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

Trinidad

 

 

 

 

 

 

 

Imagen:http://1.bp.blogspot.com/_gvCfGUtx9uA/SBnsfE2J2MI/AAAAAAAABl0/dlJjFOpUo50/s400/LA+SANTISIMA+TRINIDAD+9.bmp  

Publicado el 4 diciembre, 2009 en Textos Bíblicos Escogidos. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

  1. muy ermosos los textos biblicos son de mucha bendicion para nuestra vida

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: