Tips sobre Economía Familiar

LuisRo

La economía familiar existe desde que venimos a este mundo y en ella nos desarrollamos hasta que morimos. Cuando hablamos de economía familiar o economía hogareña, nos estamos refiriendo a esa administración donde el responsable del hogar debe llevar a cabo un presupuesto, y apegarse a él lo más posible.

Debes saber que Dios quiere que tú seas próspero(a); En el día del bien goza del bien; y en el día de la adversidad considera. Dios hizo tanto lo uno como lo otro, a fin de que el hombre nada halle después de él” (Eclesiastés 7:14); Sin embargo, la prosperidad de Dios, no es la prosperidad del materialismo de la que frecuentemente escuchamos hablar.

La prosperidad integral y bíblica es también emocional, física y espiritual.

La forma cómo manejas tu dinero tiene mucho que decir sobre tu disciplina en la administración de tu vida. La única opción para ser dueños de nuestra situación económica es moviéndonos hacia un nivel de ideas y valores más altos: Responsabilidad, orden, transparencia, compromiso, otros.

Hay múltiples maneras de planear nuestra vida financiera. Un consejo muy importante es que nunca podremos ahorrar gastando mas de la cuenta. Antes de salir de compras es primordial tener en claro lo que es una “necesidad” y lo que es un “deseo”.

Una “necesidad” son todas aquellas cosas que realmente son imprescindibles para sobrevivir: alimentos, ropa, vivienda, etcétera. No solamente cosas materiales, sino también: Alimento espiritual, seguridad, salud, recreo, transporte, etc.
Debemos tomar nota de que no siempre lo que parece un “ahorro” realmente lo es, porque por un lado, como dicen, “lo barato sale caro”, en ciertas circunstancias debe imperar el criterio de la calidad y no el de valor económico.
El manejar la economía de un hogar es similar a la forma en que se maneja la economía de una empresa. Hagámonos las siguientes preguntas que nos ayudaran a tomar decisiones acertadas a la hora de realizar el presupuesto familiar:

  1. ¿Toma decisiones con demasiada rapidez?
  2. ¿No consulta con otras personas (digamos su esposo(a) o su familia)?
  3. ¿Es un comprador(a) compulsivo(a)?

Consideraciones sobre el ahorro:

No solo se trata de dejar dinero en el banco, ni en la alcancía, se trata de respaldar metas o necesidades de largo plazo y emergencias: Educación universitaria de los hijos, vejez, vivienda, una enfermedad o accidente, etc.

En la actualidad, por un lado no se puede ahorrar porque no hay dinero que alcance (pero debemos hacer que alcance) y por otro lado no tenemos la cultura del ahorro, porque nuestros padres no nos la enseñaron desde pequeños, y esto es cuestión de hábito y disciplina.

Situaciones “inesperadas” van a venir a nuestra vida. Entonces existe una sola forma de prepararnos para lo inesperado: ahorrando con regularidad.

Planificando un presupuesto familiar:

“Prepara tus labores fuera, Y disponlas en tus campos, Y después edificarás tu casa”

(Proverbios 24.27)

· Necesitamos un cuaderno o un archivo en nuestro computador para hacer nuestras cuentas (presupuesto familiar)

· Anota todos los gastos que realices y al final de este ver a cuando ascendieron, gastos innecesarios; anota todas las entradas de dinero que tengas y ve cuanto te ha sobrado para poder ahorrar.

· Toma un calendario y observa compromisos a futuro.

· Identificar gastos fijos y variables; en que fecha debemos realizarlos.

· Recién cuando hayamos hecho todo esto, la diferencia la podremos emplear para compartir tiempo de diversión en familia, mantenimiento de la casa u otro concepto. Sabemos que en la actualidad no sobra, sin embargo, la familia necesita que se le dedique tiempo de recreo.

· Respeto del presupuesto: Se trata de apegarnos lo más posible a nuestro presupuesto, la disciplina financiera es importante para no caer en crisis por falta de recursos financieros que satisfagan la “canasta básica familiar”

· El manejo del presupuesto no es mágico, demanda práctica y agilidad mental. recuerde que en algún momento puede surgir una eventualidad.

· No se desanimen si el ahorro es mínimo, mejor que sea poco pero constante, pues aunque sean unas pocas monedas, el habito del ahorro garantiza recursos en situaciones de emergencia o de satisfacción de otras necesidades o metas de familia.

Promesa del Señor:

1A todos los sedientos: Venid a las aguas; y los que no tienen dinero, venid, comprad y comed. Venid, comprad sin dinero y sin precio, vino y leche. 2¿Por qué gastáis el dinero en lo que no es pan, y vuestro trabajo en lo que no sacia? Oídme atentamente, y comed del bien, y se deleitará vuestra alma con grosura. (Isaías 55:1- 2)

Busca constantemente la guía del Espíritu Santo al momento de planificar y ejecutar tus gastos; ten la certeza que con una buena disciplina financiera, sabiduría de lo alto y el apoyo y comprensión de tu familia, se puede hacer más eficiente la administración de los recursos de la familia.

Dios te bendiga. 

lista de cotejoalcancia

Publicado el 6 febrero, 2010 en Familia. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: