Saber escuchar

LuisRo

Jesús comparte con nosotros la humanidad hasta el punto de no avergonzarse de llamarnos hermanos suyos; El es nuestro hermano mayor.

Existe una razón de Dios para unirse a nosotros como simples mortales, Dios quiere comprender plenamente nuestra situación humana. Ésta es la razón que lo movió a identificarse con nosotros hasta el punto de "colocarse en nuestro lugar".

Para que el hombre madure psicológicamente necesita la comprensión de alguien que tenga cierta importancia para él y que además le muestre amor. Por eso, el amor de Dios para con nosotros significa que se ha tomado el tra­bajo de escuchar nuestras experiencias humanas para comprendernos, según le son expuestas por un semejante nuestro: Jesús, el Señor.

Los que practican la ciencia de escuchar han descubierto que es uno de los factores más poderosos e influyentes en las relaciones humanas. En realidad, nosotros siempre nos dirigimos hacia aquellos que nos escuchan. El que nos escucha nos abre la oportunidad de desarrollarnos.

Cuando nos escuchamos con oído atento y sin ánimo de criticar, somos renovados, de modo que no nos cansamos los unos de los otros. Somos estimulados a compartir.

Al escuchar a otros cumplimos la ley: "amarás a tu prójimo como a ti mis­mo"

Amamos mejor a nuestro prójimo si le escuchamos cariñosa­mente y atentamente. Debemos tener ante ellos la actitud de: "cuéntame más". Cuando escuchamos a los demás con el fin de comprenderlos mejor, hacemos la obra de Dios con una forma del amor de Dios. De este modo, al escuchar, nos identificamos con los de­más; y al escucharlos con amor, los comprendemos. Comprender es per­donar y según nuestro Señor, perdonar es sinónimo de ser perdonado.

Por lo tanto, seamos creativos y escuchemos en la forma en que Jesús lo hizo; El mensaje de hoy es “Escuchemos a nuestra pareja, escuchemos a nuestros hijos y a nuestras hijas, escuchemos a todos aquellos que nos rodean, escuchémonos a nosotros mismo y por sobretodo, escuchemos el mensaje de Dios para nuestras vidas”

¿Por qué no entendéis mi lenguaje?  Porque no podéis escuchar mi palabra. Juan 8:43

escuchar

Publicado el 12 febrero, 2010 en Reflexiones. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: