La vigencia de la virginidad en el contexto actual. Un mensaje orientado a jóvenes y adolescentes.

LuisRo  tulipanes

Texto: Ester 2:17 Y el rey amó a Ester más que a todas las otras mujeres, y halló ella gracia y benevolencia delante de él más que todas las demás vírgenes; y puso la corona real en su cabeza, y la hizo reina en lugar de Vasti.

Preguntas Generadoras:

  1. ¿Es la virginidad una práctica del pasado?
  2. ¿Por qué se insiste en una abstinencia sexual prematrimonial que ya nadie practica?

Desde el punto de vista estadístico, es muy alto el porcentaje de jóvenes y señoritas que tienen experiencias sexuales activas antes del matrimonio. Es cada vez más reducida la minoría que cree y practica la abstinencia sexual prematrimonial. Mucha gente joven y adulta llega a la convicción de que las relaciones sexuales prematrimoniales son “normales”, inevitables, y deseables para los ajustes pre-conyugales, Haciendo ver a este pequeño grupo anormal.

La ética cristiana no es democrática. No se basa en las estadísticas. Ni en el poder de las mayorías, ni en el criterio de las masas. La ética cristiana se basa en el fundamento de la Palabra de Dios. El Señor ordena, exhorta, aconseja, establece:

Hebreos 13:4 Honroso sea en todos el matrimonio, y el lecho sin mancilla; pero a los fornicarios y a los adúlteros los juzgará Dios.

Según el imperativo de Dios, la relación sexual debe mantenerse dentro del honor matrimonial y del lecho conyugal sin mancha. Esto es, lo éticamente normal. Lo anormal es la fornicación y el adulterio. Dios advierte meridianamente que él se encargará de juzgar a los fornicarios y a los adúlteros.

1 Corintios 6:9 ¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones…

Sin embargo, debemos recordar que cuando Dios juzga, su propósito principal no es condenar sino redimir. En el juicio del Señor la justicia y la misericordia se besan. Pero triunfa la misericordia para restaurar al que se arrepiente de todo corazón.

La virginidad no es algo que pase de moda. La ética de Dios no está sujeta a las corrientes de pensamiento de la cultura dominante.

Isaías 40:8 Sécase la hierba, marchítase la flor; mas la palabra del Dios nuestro permanece para siempre.

Hablar de la necesidad de una sexualidad sana y segura según el consejo de Dios, no es una insistencia caprichosa de nuestra parte. Es un ruego que presentamos a los jóvenes en nuestra condición de padres, educadores y ministros del Señor.

Tienes derecho a gozar de la vida con la mujer que amas. Pero espera un poco. Cásate bien, y disfrutarás en plenitud de las bendiciones de la vida conyugal.

La prevención contra las enfermedades de transmisión sexual y el VIH-SIDA

El Ministerio de Salud, así como otras organizaciones como ONUSIDA están empeñados en campañas sobre el uso de condones para la prevención del VIH-SIDA. ¿Qué actitud debemos tomar los jóvenes cristianos frente a este tipo de campañas?

Las políticas públicas se basan en indicadores que responden a las estadísticas de cada nación. Al estado (al menos en El Salvador), no les interesa el aspecto ético-cristiano, sino simplemente el profiláctico. Su preocupación es prevenir la enfermedad.

El joven cristiano no debe preocuparse sólo por el tratamiento medico de esta u otras enfermedades de transmisión sexual, sino también por las consecuencias morales y espirituales de esta práctica (relaciones sexuales fuera del matrimonio).

Cual es la instrucción divina sobre este tema:

1 Corintios 6:13 (NVI) "Los alimentos son para el estómago y el estómago para los alimentos"; así es, y Dios los destruirá a ambos. Pero el cuerpo no es para la inmoralidad sexual sino para el Señor, y el Señor para el cuerpo.

Una íntima relación personal con el Señor, nos dará la fortaleza (fuerza de voluntad) para la práctica de la abstinencia sexual prematrimonial.

1 Corintios 6:18 (NVI) Huyan de la inmoralidad sexual. Todos los demás pecados que una persona comete quedan fuera de su cuerpo; pero el que comete inmoralidades sexuales peca contra su propio cuerpo.

Huye de la fornicación, la pornografía, la masturbación, de la práctica sexual prematrimonial; huir de estas prácticas es de jóvenes comprometidos con los valores del Reino de Dios.

1 Corintios 6:20 (NVI) fueron comprados por un precio. Por tanto, honren con su cuerpo a Dios.

El cuerpo como templo y morada del Espíritu Santo: como lo visto, como lo cuido, como honro a Dios con mi cuerpo mortal. Nuestro cuerpo pertenece a Dios por creación y redención.

Mateo 19:5 y dijo: Por esto el hombre dejará padre y madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne.

“La relación sexual es un regalo de Dios para el matrimonio cristiano”

Ya no soy virgen, ¿tengo una segunda oportunidad?

Por su puesto: le llamaremos “La segunda virginidad”; esta es aquella que nace en el corazón fruto del arrepentimiento de nuestra falla; es en donde consagramos nuestro cuerpo y nuestra vida a nuestro Señor Jesucristo dejando que El obre su buena y perfecta voluntad en nuestra vida, dándole la oportunidad de sanar las heridas y de reconstruir nuestras vidas en una segunda oportunidad para su gloria y honra.

La segunda virginidad es: Decidir desde este momento no volver a tener relaciones sexuales hasta el matrimonio.

Beneficios de reservar el sexo para el matrimonio son:

• Tendrás más tiempo para conocer a tu pareja.
• Te ayudará a encontrar a alguien que te valore por lo que eres y no por lo que tienes.
• Incrementará el respeto a ti mismo y por los demás (autoestima)
• Tener una conciencia sin culpas, sin conflictos ni arrepentimiento, redimidos por la sangre de Cristo.
• Te ayudará a practicar la fidelidad, el control de sí mismo y la pureza.
Ciertamente es mucho más difícil una segunda virginidad que una primera, porque el sexo es algo que en sí mismo es un placer de la carne, pero que también por si mismo no da la felicidad. Si razonamos, nadie muere por falta de sexo; sin embargo, si morimos por falta de afecto y de amor.

Filipenses 4:13 Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

Tener relaciones sexuales no es una necesidad: no ha habido nadie que se muera por no tenerlas. No a la practica del sexo antes del matrimonio, si al amor en Cristo Jesús.

Referencias:

· Biblia RV 1960

· Biblia NVI

· www.recursosadventistas.org.

· http://www.churchforum.org/he-decidido-tener-una-segunda-virginidad-que-tome-decision.htm

· http://www.almas.com.mx/almas/artman/publish/article_380.php

Publicado el 18 abril, 2010 en Reflexiones. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: