Amada hija, Amado hijo

 No te imaginas cuanto gusto me da que hayas aceptado la invitación que te hice para que pudieras estar conmigo este fin de semana.

Quiero contarte que tengo preparada para ti, un sinfín de bendiciones durante este domingo que estaremos juntos.

Sabes desde el primer día estoy pendiente de ti. He visto los momentos difíciles que has pasado y solo yo me he dado cuenta, he visto como tu corazón se ha vuelto hacia mi, te he tocado con mi Espíritu y Jesús a intercedido por ti, y tu ni cuenta te has dado.

No te desanimes, he escuchado tu clamor y te prometo que tu vida no será la misma después de este encuentro.

Dispone tu corazón a recibir el fuego del Espíritu Santo en tu vida.

 

Tal vez no has entendido el propósito por el cual te mande a llamar a este encuentro en mi casa, pero ten por seguro que te mostrare cosas grandes y ocultas que aún tú no conoces…

 

Te amo con amor eterno.

 

Tu Padre Celestial

 

Colaboración de Jennifer Rivera

Edición: LuisRo

 

  

Publicado el 11 agosto, 2010 en Iglesia. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: