Guiados por el Espíritu Santo de Dios

Texto Bíblico:

Romanos 8:14  Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios.

Contexto:

En la cultura romana, la persona adoptada perdía todos sus derechos en su familia anterior y ganaba los derechos de un hijo legítimo en su nueva familia. Se convertía en heredero de las posesiones de su nuevo padre.

UNICEF calcula que el número de huérfanos al 2010 fue de aproximadamente 210 millones de niños y niñas (answers.google.com).

1. ¡Imagínese! A través del mundo existen MILLONES de almitas preciosas que no gozan del amor de una madre ni de la protección y consejo que ofrece un padre.

2. Las guerras tienen una habilidad espantosa de convertir a niños felices en huérfanos. Por ejemplo, se calcula que después de la Primera Guerra Mundial 9.000.000 de niños perdieron a sus padres. También se cree que el mismo número de niños tuvieron la misma suerte después de la Segunda Guerra Mundial.

3. En la actualidad, esta terrible tragedia sigue afectando a niños a través del mundo, gracias a las guerras, el SIDA y otras causas.

¿Cómo se sentiría un niño o una niña al saber que sus padres se han muerto o que le han abandonado? Sólo pensar en un niño que tiene que vivir en la calle y buscar su comida en la basura nos da escalofríos.

Sabemos que desde la perspectiva física todos y todas somos criaturas del Señor; pero la categoría de hijo  e hija solo se obtiene desde la perspectiva espiritual.

Cuando  aceptamos a Cristo, ganamos todos los privilegios y responsabilidades de un hijo en la familia de Dios. Uno de estos privilegios notables es recibir la dirección del Espíritu Santo

Gálatas 4:6-7  Y por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo, el cual clama!:Abba, Padre!   (7) Así que ya no eres esclavo, sino hijo; y si hijo, también heredero de Dios por medio de Cristo.

La presencia del Espíritu Santo de Dios en nosotros nos recuerda quienes somos, y nos anima con su amor divino, Debemos entender que ya no somos esclavos temerosos y viles. Ahora somos hijos del Amo. ¡Qué privilegio! Debido a que somos hijos de Dios, disfrutamos de grandes riquezas como coherederos. Dios ya nos ha dado sus mejores regalos: su Hijo, perdón, vida eterna; y nos anima a pedirle todo lo que necesitemos.

Características de los hijos de Dios:

  • Guardan sus mandamientos: 1 Juan 5:1-3

1. El ser “nacido de Dios” supone mucho más que simplemente aceptar el hecho de que Jesús es el Hijo de Dios.

2. Los hijos de Dios tienen una fe activa y obediente.

  • No practican el pecado: 1 Juan 3:9

Como cristianos, Reconocemos que pecamos, pero no debemos quedarnos en ese estado. Los verdaderos hijos de Dios no son indiferentes al pecado ni intentan justificarlo.

  • Son pacificadores Mateo: 5:9

1. Los hijos de Dios no predican la paz entre los hombres (Mt. 10:34-36)

  • 2. En vez de esto, los hijos de Dios anuncian la paz que Dios ofrece al pecador a través del evangelio de nuestro Señor Jesucristo.

  • Aman a sus enemigos  Mateo 5:44-45 El amor verdadero no consiste simplemente en abrazos y besos sino más bien en querer lo que es mejor para el otro.

Lo mejor que podemos desear para nuestro enemigo es que conozca a Cristo Jesús y sean salvos.

  • Se parecen a su Padre: 1 Juan 3:2-3, Efesios 5:1.5, 1 Pedro 1:13-16

1. Cuando nace un bebé todos los padres se ponen contentísimos al darse cuenta de que su niño se les parece. La madre exclama: ¡Tiene mi nariz! y el padre dice: ¡Tiene mis ojos! Esto es motivo para regocijarse.

2. De igual manera, Dios se regocija al ver que sus hijos se le parecen.

  • Son guiados por el Espíritu Santo de Dios: Romanos 8:14 Somos guiados por el Espíritu Santo solamente cuando nos sometemos humildemente a sus instrucciones por amor al que nos heredó la salvación y la vida eterna.

CONCLUSIÓN:

A. Hay una herencia en el cielo para cualquiera que la desee, pero primero es necesario ser hijo fiel para tener derecho a ella (1 Pedro. 1:3-5).

1. El v. 3 dice que “nos ha hecho nacer de nuevo.” ¿Cómo y cuando? Cuando fuimos bautizados en la muerte de Cristo. (Ro. 6:4) y resucitados con Él (Col. 2:12) para andar en vida nueva. ¡Esto es cuando llegamos a ser sus hijos en el sentido integral (mente, cuerpo y alma)

2. El v. 5 indica que Dios nos dará esta herencia con tal que sigamos fieles.

B. Podemos  gozar del privilegio de ser hijos e hijas de Dios, pero primero tenemos que nacer del agua y del Espíritu (Mr. 16:16).

Publicado el 1 octubre, 2012 en Iglesia, Reflexiones. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: