Algunas ideas sobre el orgullo negativo.

El orgullo ha sido visto por muchos como la raíz principal de todos los demás pecados, debido a la historia de Adán y Eva en el Edén. Ellos fueron tentados por la promesa de que podrían ser como Dios si comían del fruto prohibido.

En el mundo moderno, el orgullo tiene un estatus ambiguo porque es, o puede ser considerado como sinónimo de características de la personalidad tanto negativas como positivas. Puede significar respeto a uno mismo, confianza en sí, dignidad, o autoestima, pero también arrogancia, altivez, egotismo, vanidad, engreimiento. En este estudio nos referiremos al orgullo en su sentido negativo.

A la ausencia del orgullo se le conoce como humildad y modestia.

El orgullo es la estimación exagerada de uno mismo; es  vanidad.  Se  manifiesta en  una  actitud  de jactancia,  pavoneo,  arrogancia,  esnobismo,  exclusivismo, vanagloria, insolencia, placer por el daño hecho, ostentación, exaltación de sí, menosprecio por otros y negligencia hacia los demás.

 • Orgullo por su presentación personal, la cual tiene  que  ser  perfecta. Dicha  presentación  magnifica  e intensifica la impresión del yo. En los tiempos medievales, el problema estaba en los hombres que se engalanaban con ropas demasiado costosas y elaboradas, las cuales acentuaban el cuerpo masculino y su sexualidad física. Esta costumbre fue eliminada  por  la “Ética  Protestante  del Trabajo”  y  la Revolución  Francesa.  Fue  entonces  que  los  hombres empezaron a vestirse de forma sencilla y modesta, y la mujer se convirtió en el objeto de belleza.  El cuerpo del hombre dejó de ser considerado un objeto de belleza y deseo y la mujer recibió dicho honor.

 • Orgullo por el conocimiento.  Esto es animar la meritocracia, la aristocracia de los talentos.  La persona cree que ha alcanzado lo máximo, que su conocimiento es

superior al de todos los demás, y que no necesita escuchar las voces del pasado ni del presente, ni otras perspectivas. De esta manera, la educación se convierte en motivo de orgullo  y  sólo  escuchamos  a  quienes  consideramos estudiados.

 • Orgullo por la posición. A menudo las personas que llegan a ser directores o presidentes, obispos o jefes ejecutivos se ven a sí mismos como más importantes y más dignos de consideración que los demás. Aunque en círculos cristianos hablamos mucho sobre el concepto de liderazgo de servicio, muy a menudo la realidad es que el líder considera  a  los  demás  como  sus  siervos, en  vez  de considerarse siervo de ellos.

 • El orgullo por la raza o la nacionalidad.  Levanta su horrible cabeza en nuestros días, como lo ha hecho en el pasado.  Misioneros que se sienten superiores a aquellos a quienes  sirven; cristianos  cuya  identidad  como  zulus  o xhosas, hutus o tutsis, bosnios o serbios es más importante que su identidad como hijos de Dios.

 • Orgullo  por  las  posesiones. Las  riquezas determinan nuestro sentido de valor e importancia.

 • Orgullo por las realizaciones. El deseo de fama y de inmortalidad terrenal es un tipo de orgullo. Éste se ve al querer edificar monumentos que pervivan nuestra corta vida en la tierra; también se nota en el deseo de vivir después de la muerte por medio de nuestra progenie y nuestras obras o realizaciones, sean éstas buenas o malas. El personaje de Miguel de Cervantes, don Quijote, estaba

totalmente loco y la raíz de su locura era el deseo de dejar un nombre para los siglos posteriores, para que fuera recordado por las futuras generaciones.  Don Quijote no sólo quería sobrepasar a todos sus contemporáneos, sino a aquellos que vendrían después de él. Esta es la locura fruto del orgullo.

Podríamos añadir más características a la lista, pero bastan  éstas  para  observar  algunas  maneras  en  que podemos ser infectados por los asuntos pasajeros de este mundo y por sus poderes, en vez de ser llenos con el Espíritu de Dios. Repetimos el pecado de Adán y Eva al querer ser más de lo que Dios ha pretendido que seamos.

 Fuente: Tiempo y lugar para Dios, hacia el crecimiento espiritual, Centro por la excelencia en las organizaciones, Eastern University, vol. 3, mod 9

ganar-dinero-con-multinivel

Publicado el 6 agosto, 2013 en Desarrollo Personal, Familia, Iglesia. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: