“Me vale chonga”… Hacer lo correcto.

Motivado e inspirado por un artículo publicado en una página web a la cual estoy suscrito, se aborda el tema “Haciendo lo correcto”. Personalmente me ha provocado el compartir estas líneas; pienso que si todos y cada uno hiciésemos lo correcto (o al menos lo intentáramos decididamente), nuestro mundo, nuestra nación, nuestras relaciones con los demás, fueran tan diferentes positivamente hablando.

Cada mañana, al rayar el nuevo amanecer, me sumerjo en una carretera muy transitada que me conduce desde mi hogar en las afueras de  San Salvador, hacia el lugar de trabajo en la ciudad capital y puedo observar cada día el comportamiento inapropiado de muchos conductores que rebasan otros vehículos de manera peligrosa y hasta temeraria; en una vía de dos carriles en un mismo sentido, se forman hasta cuatro carriles aprovechando hasta las áreas de seguridad de la carretera para alcanzar el objetivo: “llegar primero”, automovilistas varios, conductores del transporte público, entre otros, olvidan que dentro de sus máquinas se conducen seres humanos, que merecen respeto a las normas básicas de urbanismo y convivencia. Y que decir cuando llegamos a las principales ciudades, el irrespeto al color amarillo del semáforo, ya no digamos el comportamiento de algunos cafres que se cruzan la luz roja, sin medir las consecuencias de sus actos.

Como buenos latinos, es interesante ver como “colaboramos” por ejemplo para esperar el autobús en la parada indicada, al menos en mi contexto, el autobús para en cualquier lugar para abordar pasajeros, incluso al medio de la calzada. Observe usted mi estimado lector o lectora, la “Odisea” es abordar un transporte colectivo, algunos mueven sus unidades sin aun haber subido o bajado las personas y en muchos casos soy testigo ante la mirada desinteresada e irresponsable de las autoridades del orden público.

Un ejemplo más me permito poner a vuestra consideración, que desagradable es ver a los automovilistas o sus pasajeros lanzar basura desde las ventanillas de sus automotores; contaminando el ambiente, ensuciando nuestras ciudades y dando un mal ejemplo a sus propios hijos y jóvenes que les acompañan.

Te dejo en libertad de señalar otros comportamientos inapropiados que nos hacen meditar si en verdad estamos haciendo lo que es correcto. Personalmente, intento hacer lo que es correcto y si fallo trato de que mis imperfecciones estén dentro de mi marco de valores y que no afecte o ponga en riesgo a los demás y el entorno.

En un mundo donde “nos vale chonga” el bien común y lo que importa es mi interés personal, pongo mi aporte para intentar hacer de esta vida en este día, un poco de conciencia y tocar tu corazón para contribuir a mejorar la convivencia humana.

¿Qué vas a hacer este día de manera correcta?

“Pues Dios no nos ha dado un espíritu de temor y timidez sino de poder, amor y autodisciplina”

2 Timoteo 1:7 NTV

158297_fuerte-es-aquel-que-va-en-contra-de-lo-que-siente

Publicado el 3 marzo, 2015 en Desarrollo Personal, Reflexiones, Salud y bienestar. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: