Yugos y cisterna

“Con amor eterno te he amado; por tanto te he prolongado mi misericordia… Jeremías 31:3

-Amigo: Quiero comprar  uno de esos yugos que se ponen a las vacas.

-¿Para qué quiere Vd. los yugos si no tiene animales?

El profeta no responde. Ha recibido  un mensaje del SEÑOR que le ha dicho que debe ponerse esa armazón.  Con la ayuda de un voluntario lo hace. Parece ridículo. Un hombre con un yugo de bestia en el cuello. Sale del  establecimiento y se dirige al templo. Al caminar por las calles de Jerusalén la gente lo observa. Muchos  se ríen.

-¡Miren  la última que se mandó el fanático Jeremías!

El profeta se dirige entonces donde está el rey Sedequías y le da el mensaje:   “Someted vuestros cuellos al yugo del rey de Babilonia. Servidle a él y a su pueblo y viviréis” (27:12).

Un tiempo después aparece el popular “vidente” Ananías. Este decide que va a contrarrestar los mensajes tan “deprimentes”  del profeta. Después de todo, para él Jeremías es un melancólico, anticuado y pesimista. Ananías, en cambio,   va a proponer un mensaje de esperanza. No interesa que no sea verdad.

Lo importante es que toda la gente lo crea. ¡Quién sabe! Si todo el mundo lo aceptara quizás hasta llegara a suceder. El profeta del optimismo sin fundamento  se prepara para la “exhibición” que va a  dar delante del templo. Hace que sus amigos al día siguiente junten una multitud, especialmente de los “notables”, los importantes. Va a dar un “comunicado de prensa”. A la hora acordada se coloca en un lugar prominente. Adopta la actitud beata que puede imitar tan bien y con voz chillona  el pronosticador del entusiasmo barato dice:

-¡Oigan todos! Tengo un mensaje del SEÑOR.

A todo esto  un nutrido grupo de sacerdotes se ha congregado. Todos callan ante la expectativa creada:

“Así ha dicho el SEÑOR de los Ejércitos, Dios de Israel, diciendo “He roto el yugo del rey de Babilonia. Dentro de dos años haré volver a este lugar todos los utensilios de la casa del SEÑOR que Nabucodonosor rey de Babilonia tomó de este lugar y los llevó a Babilonia” (Jer.28:2,3).

La concurrencia se estremece de alegría.

-¡Viva Ananías! ¡Viva el profeta de la  “dulce esperanza”! ¡Un aplauso para Ananías, que no ni no!

El falso  vidente no se puede contener. Los aplausos y las exclamaciones de alegría lo “inflan ” como un globo rojo de cumpleaños.

No quiere perder el “momentum”. Observa a Jeremías quien sólo dice Amén. El siervo de Dios quisiera en su corazón creer eso pero sabe que no es verdad.

Ananías ve que Jeremías tiene el yugo de madera en su cuello. El profeta lo mira con tristeza y  piensa: ¡Cómo me gustaría que fuera verdad lo que este hombre está diciendo!

Ananías, lleno de un  entusiasmo auto generado levanta sus brazos y apunta con dos dedos al cielo. En dos años todo se va a arreglar para bien.

Con osadía y total falta de respeto se acerca a Jeremías y corta las correas, sacándole el yugo del cuello. Jeremías no se resiste. Acto continuo, con la ayuda de un  hacha  lo destroza.

-¡Viva Ananías! -grita la multitud. Un fuerte aplauso se oye cada vez que el hacha cae con fuerza. Toda la ciudad se regocija. Algunos hasta se juntan para festejar.

Jeremías no responde palabra y  se va por su camino (28:11). Avanza lentamente por las calles con su cabeza agachada. Muchos lo señalan y dicen:

-¡Miren, no tiene más los yugos en el cuello!

Es verdad que  no estaban  visibles en su cuello pero los tenía muy adentro en su corazón.

Poco tiempo después viene nuevamente  la palabra del SEÑOR a su profeta y le envía  este mensaje a Ananías: “Tú  has roto yugos de madera, pero en lugar de ellos harás yugos de hierro”

El profeta del falso optimismo luce  una sonrisa burlona. Jeremías continúa:

-“Escucha Ananías: El SEÑOR no te ha enviado, y tú has hecho que este pueblo confíe en la mentira. Por tanto, así ha dicho el SEÑOR: “He aquí, yo te quito de sobre la faz de la tierra” (28:15,16). El embustero se pone pálido,  queda como paralizado. Jeremías agrega unas palabras más: “Morirás en este mismo año, porque incitaste a la rebelión contra el Señor”, y  con dignidad se retira.

Han pasado dos meses. El profeta fantasioso ha caído muerto de repente.  La gente se pregunta:

-¿Se cumplirá la profecía de Ananías?

Algunos se dan cuenta que el juicio de Dios ha caído sobre este hombre que habló en nombre del SEÑOR sin tener un mensaje de Dios.

Más tarde el Señor le habla nuevamente a su fiel siervo, quien recuerda que el Señor se le había aparecido desde hace mucho tiempo, diciendo: “Con amor eterno te he amado; por tanto te he prolongado mi misericordia…. ¿Acaso no es Efraín un hijo querido para mí? ¿Acaso no es un niño precioso? Porque cada vez que hablo contra él, lo recuerdo más. Por eso mis entrañas se enternecen por él” (Jer. 31:3 y 20).

El profeta se consuela con estas palabras de amor y fidelidad del SEÑOR.

Las semanas sigue transcurriendo. El ejército de Egipto se acerca y el de Babilonia  prefiere postergar la confrontación para otra oportunidad y se retira. Jeremías es acusado de tratar de desertar a los caldeos (Jer 37:13)  y es traído a los magistrados.

La “corte judicial determina” que es culpable de traición a la patria e intento de huir para ayudar al enemigo.

-¡Culpable  hasta que se demuestre lo contrario! –sentencian a coro todos los miembros del jurado.

Los “jerarcas”  están enfurecidos contra él. El profeta del Todopoderoso  no se inmuta, no se impacienta, no responde a sus insultos. Él sabe que es un servidor del Eterno.

Nuevamente se reiteran  las mismas palabras que él conoce tan bien.

-¡Que lo azoten y al calabozo para que aprenda! (Jer 37:15).

Han transcurrido “muchos días” y lo vienen a buscar.

-¿Dónde me llevan?

-No te lo podemos decir -responden  los emisarios. La noche ha caído y en secreto es llevado delante del rey.

-¿Hay palabra de parte del SEÑOR? -pregunta el monarca.

Jeremías, el prisionero, responde con toda la tranquilad de aquel que sabe que Dios está en perfecto control de todo su Universo.

“Si la hay, serás  entregado en mano del rey de Babilonia” (37:17).  El rey se estremece, el prisionero está muy tranquilo. El monarca informa a la guardia  que  la condena ha sido disminuida.  El resto de  la detención  será en el patio de la guardia con una alimentación adecuada.

Allí tiene que resolver una vez más  qué hacer. Si se calla la boca todo se va a apaciguar  y él lo va a pasar bastante bien en el patio y con comida asegurada.

Pero Jeremías no puede callarse porque él había “sentido el fuego en sus huesos”. Sabe que el que no se rinda a los babilonios  será ejecutado. El profeta anuncia al pueblo el mensaje verdadero de Dios:

-“Así ha dicho el SEÑOR: “El que se quede en esta ciudad morirá por la espada, por el hambre o por la peste. Pero el que se rinda a los caldeos vivirá” (Jer 38:2).

Los “magistrados” vuelven  al rey.

-Majestad, este hombre debe morir. Desmoraliza a los guerreros. Aparte, no busca el bien de este pueblo sino su mal (Jer 38:4).

El rey Sedequías quiere defenderlo pero no se anima;  le tiene miedo a esas “personas de influencia”:

-¡Se los dejo, pero no lo maten! “He allí, él está en vuestras manos.  Porque nada puede el rey contra vosotros.”

Las fieras humanas se aprontan a echar a Jeremías en la cisterna.

El profeta de Dios no protesta. Deja que le coloquen las sogas debajo de sus brazos. Mira por última vez el cielo cargado con negros nubarrones que presagian la tormenta que muy pronto va a estallar. La oscuridad  se puede palpar. Al tocar el cieno Jeremías siente la repugnante  sensación del barro.  El aire es maloliente.

En la cisterna no hay agua; solamente un lodo repulsivo. Jeremías había creído que ya había pasado en su vida todo lo que tenía que pasar, pero no era así.

-¡No te preocupes -le gritan desde  arriba con voz burlona-, no te vas a ahogar!

Jeremías comienza a hundirse cuando los hombres aflojan las cuerdas. Trata de asirse de algo en la pared. El lugar es tenebroso. Solo un poco de luz entra por la abertura de arriba. El cieno le llega a la cintura.

¡Basta, por favor! -grita el profeta. La respuesta es una burla:

-Ahí estarás bien protegido y fresquito  para cuando vengan los caldeos.

Lo  siguen bajando y ahora el barro le llega por la mitad del pecho.

Por un momento siente terror pero vienen a su corazón las palabras “El Señor está conmigo como un gigante”. Reitera esta frase cada  vez con su voz más fuerte hasta que la paz de Dios lo inunda.  Se da cuenta que esta promesa es independiente del lugar. Empieza luego a pensar en el bien conocido salmo: “El SEÑOR es mi luz y mi salvación no temeré lo que me hará el hombre” (Jer 27:1).

Allí en el palacio está Ebedmelec el etíope eunuco quien valientemente se dirige al lugar donde está el soberano e intercede por el siervo del SEÑOR:

-¡Oh, mi señor el Rey! Estos hombres han actuado mal en todo lo que han hecho con el profeta Jeremías… allí morirá de hambre, pues no hay más pan en la ciudad” (38:9).  El etíope convence al monarca quien ordena que con tres hombres vaya a rescatar al prisionero. Las sogas son echadas en la cisterna y Jeremías se las coloca debajo de los brazos.

Contemplemos  esa imagen tremenda: un “bulto” meciéndose a medio camino del fondo de la inmunda cisterna  y el borde del pozo;  es un hombre que está siendo izado.

LA HISTORIA BIBLICA Y NOSOTROS ¿Cómo es posible que Dios permita que algunos de sus siervos pasen por situaciones tan difíciles?  Es una  bendición  para nosotros  saber que el ETERNO  en ningún momento abandonó a Jeremías, ni aun cuando estaba en el fondo del pozo. Por eso el creyente se puede gozar en las mayores dificultades. (Sal 23:4).

El Jeremías  de la segunda parte del libro es una persona muy distinta a la de la primera. Ya no es más aquel que dice que se quiere morir.

Jeremías no se deprime ahora, a pesar de que las pruebas sean tan o más intensas que antes. Después del capítulo 21 no vemos más indicios de estado depresivo. Los capítulos 30 al 34 están repletos de esperanza y la bendición  del creyente.

Tenía que ser un extranjero la persona que el Señor utiliza para salvar a su siervo. Un hombre que sin duda muchos despreciaban por su nacionalidad y condición física. No es que Dios necesite seres humanos para lograr sus propósitos, pero en su gracia Él se complace en utilizar a los suyos que le aman y temen. Con su acción bondadosa el etíope salva la vida del profeta (Jer 39:17,18).

Las expresiones de Jeremías están repletas de comparaciones sencillas y tiernas.

El SEÑOR hace una pregunta incomprensible para nosotros. Israel ha caído muchas veces en idolatría y otros pecados. Sin embargo Dios dice: “¿No es Efraín hijo precioso para mi?” (Biblia RV).

Y la respuesta es: ¡claro que sí!  Para el padre el hijo tiene un valor infinito porque es “precioso”. Luego agrega “¿No es niño en quien me deleito?”  Viene a la  mente la imagen de esa madre orgullosa de su pequeñito que lo muestra a las amigas o familiares y dice:

-¿Verdad que mi hijito es hermoso? ¿Verdad que es precioso?

Pero volvamos ahora nuestra atención al falso profeta  Ananías quien es un representante antiguo de una tendencia actual a un optimismo sin fundamentos.

Es bueno ser positivista cuando hay razones; aunque sólo estén apoyadas en las promesas de la fidelidad de  Dios. Pero el optimismo superficial y barato, sin base escritural, que ha dominado muchos ámbitos religiosos, es muy peligroso. Ananías plantea una linda solución que él mismo inventó.  En ella se establece que   Dios va a cambiar su plan por un designio agradable.  Al pueblo no le  va a ser necesario  pasar por el arrepentimiento de los pecados que provocaron el juicio del SEÑOR.

Las Escrituras enseñan claramente que cuando se cumple la profecía esta es la evidencia que  el profeta es verdadero: “Cuando un profeta hable en el nombre del  SEÑOR y no se cumpla ni acontezca lo que dijo, ésa es la palabra que el SEÑOR no ha hablado. Con soberbia habló aquel profeta; no tengas temor de él” (Deut. 18:22).

Cuando Jeremías está en la cárcel el rey lo trae para consultarlo en secreto. Aun los que se oponen a los creyentes saben  muchas veces en lo íntimo de su corazón  que el hombre de Dios es el único que tiene una respuesta a las preguntas de la vida y especialmente  en momentos de crisis.  Jeremías le da  el mensaje fiel: “en mano del rey de Babilonia serás entregado” (37:17). Entonces dio orden el rey Sedequías y custodiaron a Jeremías en el patio de la cárcel, haciéndole dar una torta de pan al día (37:21).

En este momento el profeta puede optar por callarse y tratar de “portarse bien” para que lo suelten. Su comportamiento es correcto a los ojos del Omnipotente, pero no puede menos que anunciar el mensaje de juicio que Dios ha puesto en su corazón.  Jeremías, desde su posición con obvias limitaciones -el patio de la cárcel-,  se comunica con parte del pueblo diciendo:

“Así ha dicho Jehová: el que se quedare en esta ciudad morirá a espada, o de hambre, o de pestilencia, pero el que se pase a los caldeos vivirá,  pues su vida le será por botín y vivirá. Así ha dicho Jehová: de cierto será entregada esta ciudad en manos del ejercito del rey de Babilonia y la tomará” (Jer 38:2).   Jeremías está utilizando la técnica llamada de “reducción o control de daño”. Es decir, dado que algo terrible va a suceder trataremos de disminuir el perjuicio lo más posible.

El débil y vulnerable rey Sedequías sucumbe a la presión de los enemigos de Jeremías (38:1-4) y toma textualmente la aptitud que seguirá Pilato:

-Yo en esto no me meto; me lavo las manos.

El profeta de Dios hundiéndose en el lodo  nos hace recordar  las palabras  del rey David cuando proféticamente hablando   del Señor Jesucristo expresa:   “¡Sálvame, oh Dios, porque las aguas han entrado hasta mi alma! Estoy hundido en el lodo profundo, donde no hay suelo firme. He llegado a las profundidades  de las aguas, y la corriente me ha arrastrado. Cansado estoy de llamar; mi garganta se ha enronquecido. Mis ojos han desfallecido esperando a mi Dios.” (Salm. 69:1-3).

Remarquemos  estas palabras: “y Jeremías se hundió en el lodo”. ¡Qué experiencia horripilante sentir que el cuerpo se va hundiendo en el fango y de seguir nos va a asfixiar!

El salmista David nunca estuvo sumergido en una cisterna pero espiritualmente había sentido esto mismo. Es así que dice: “Pacientemente esperé al SEÑOR, y él se inclinó a mí y oyó mi clamor. Y me hizo subir del pozo de la desesperación, del lodo cenagoso. Puso mis pies sobre una roca y afirmó mis pasos. Puso en mi boca un cántico nuevo” (Salm 40:1-3).  Observen: desde el lodo cenagoso a la peña firme. Desde  el pozo de la  desesperación al cántico nuevo de alabanza.

De la misma manera que fue Jeremías fue puesto en el barro del pozo, nuestro Señor sufrió en un lugar que se le puede comparar.

Pero la diferencia es que no había hombres que lo sacaran; no había personas que escuchando su clamor lo ayudaran.

Así, en las palabras del Salmista leemos: “todas tus olas y tus ondas pasaron sobre mí”.

El profeta de Dios salió de la cisterna manchado y lleno de lodo. El Señor salió de la tumba no con el lodo  pero con las marcas de la cruz que muestra a Tomás y a los otros discípulos.

PREGUNTAS PARA REFLEXIONAR

  • ¿De dónde saca Ananías ese mensaje tan positivo? (28:2-5).
  • ¿Qué hace Ananías con el yugo de Jeremías y por qué lo hace?
  • ¿Cómo le responde después de un tiempo Jeremías a Ananías?
  • ¿Qué supone Vd. que hizo Jeremías en la cisterna para contrarrestar el miedo y lo horrible del lugar?
  • ¿Qué significa la pregunta “¿no es Efraín hijo precioso para mi?”

Recursos:

pozo2

Publicado el 2 marzo, 2016 en Iglesia, Lectura Bíblica, Reflexiones. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: